Norman Foster desde que al finalizar sus estudios de arquitectura ganara una beca para estudiar una especialización en la Universidad de Yale, ya se veía que este joven de Manchester de 26 años prometía no pasar desapercibido en el mundo de la arquitectura.

Desde sus primeros pasos con Richard Rogers en 1962 hasta la trayectoria profesional que cultivó en su propio estudio, creado en 1967 junto con su esposa y todavía activo, el trabajo de Norman Foster ha reflejado el paradigma de la adaptabilidad de la tecnología, el diseño funcional y la sostenibilidad a proyectos tanto edificatorios como de infraestructuras o incluso de planeamiento. Todas sus obras se ven impregnadas además por una comprensión de las necesidades del usuario final que demuestran que son las personas y no otras cuestiones técnicas las que centran su discurso.

“La arquitectura es una expresión de valores”, manifestó en alusión a la personalidad propia que introducía en sus obras.

Entre sus trabajos destacan el Ayuntamiento de Londres, el centro Sainsbury de Artes Visuales de Norwich, la sede central del Hong Kong and Shangai Banking Corporation en Hong Kong, el gran patio del Museo Británico de Londres, el tercer aeropuerto internacional de Londres, la remodelación del Bundestag de Berlin  y obras más cercanas como: las estaciones de servicio Repsol o la futura remodelación del Estadio Camp Nou. No podemos dejar de mencionar su papel en el diseño y ejecución de la línea de metro de Bilbao, cuyo aporte ha supuesto para la ciudadanía un sistema accesible y funcional de comunicación y transporte pero que al tiempo se ha convertido en un icono y un emblema del que la Villa se siente orgullosa.

Hoy hace 81 años que nació este gran arquitecto, nombrado Sir en 1990 en la celebración del cumpleaños de la Reina de Inglaterra y galardonado con el premio Pritzker en 1999. Su oficina, que desde su creación ha recibido más de 470 premios y menciones de excelencia y ha ganado más de 86 competiciones nacionales e internacionales, tiene hoy presencia en más de 20 países. Seguiremos disfrutando mucho tiempo sin duda con proyectos de este gran profesional, ejemplo del tesón y el trabajo, en los que el detalle y las personas son el centro.